Seminara: «Fue una experiencia única e irrepetible»

FacebookTwitter

Dialogamos con el tirador sobre lo que fue su participación en el Juego de las Estrellas del 2016, lo que significó para él y una anécdota imperdible.

¿Qué recordás de ese momento?

Esto fue hace casi 4 años, yo estaba jugando en Universal mi primer año. Recuerdo que todo empezó con ustedes en el torneo de triples, en el que se empezó a gestar la convocatoria. Al ser en La Plata, siendo local, y con algunos llamados se logró que participara. Al principio no lo sentía nervios, pero ya cuando salí a la sala donde estaba la prensa, ahí sí, se empezaron a sentir los nervios, pero con el correr de los minutos me fui sintiendo más cómodo y entre a la cancha casi como un juego más.

¿Qué fue lo que más te impactó?

El gran impacto sin lugar a dudas fue tener frente a frente a tremendos jugadores, Herrman, Quinteros, Jackson, y muchos otros. Grandes jugadores, con gran historia, y poder codearse con ellos fue una linda experiencia. Hasta el día de hoy uno lo recuerda, o ve videos y algunas fotos de hace años y todavía tiene esa sensación de que fue algo increíble.

¿Tomaste dimensión de dónde estabas?

La verdad que no jaja desde el primer momento, tanto la gente de la AdJ, como los mismos jugadores participantes, me hicieron sentir uno más, de hecho vi el torneo de volcadas con parte del cuerpo técnico nacional, y siempre hubo buena onda. Tomé tan poca dimensión de dónde estaba, que en la segunda ronda me quedé con bronca de no haber metido la bicolor en el segundo carro, que creo que con esa y alguna más pasaba a la final (risas).

¿Cómo viviste esa experiencia?

Como una experiencia única e irrepetible. Días previos con entrevistas de radios, de web de básquet, casi un all star en serio (risas). Pero a un lado el chiste, fue algo distinto, jugar con jugadores de otro nivel, campeones mundiales, consagrados, creo que uno se lleva eso, más allá de lo metido que estuve para ganarlo, una vez que transcurrido el torneo, lo viví al máximo sabiendo que no iba a volver a participar nuevamente.

¿Tenés alguna anécdota que se pueda contar?

Después del partido nos quedamos todos a comer atrás de la mesa de control del Poli. Antes de irme vi el cheque del ganador (fue Aguerre), que en ese momento era de 15 mil pesos, y me lo quise llevar. Le pregunté a uno de los dirigentes si podía llevármelo y al final me lo terminé llevando y me saqué la foto.

FacebookTwitter