Misiones dio el golpe ante Buenos Aires

FacebookTwitter

En el último juego de la segunda fecha, el Finito Gehrmann vivió su partido más emocionante y Misiones se impuso 72 a 67 sobre Buenos Aires para conseguir una histórica victoria.

|Por Prensa CABB | Foto: La Naranja

Luego del salto inicial, atisbos de nerviosismo se vieron en los primeros movimientos del equipo de Buenos Aires, que tuvo errores individuales como “caminar” o entregar un tiro adicional desde la línea de libres a Misiones cuando sus jugadores penetraban la pintura. El local, exacerbado por el calor del público, no desaprovechó dichos errores y tomó la delantera; aunque poco le duró: gracias a la intensa lucha de Sebastián Chiane en el poste bajo, el primer cuarto culminó en tablas (17-17).

Durante ráfagas, en el segundo período, el anfitrión del más argentino de los campeonatos pudo ejecutar su plan inicial al convertir en transiciones rápidas. Un claro ejemplo de esto fue la volcada de Franco Benítez, que provocó el primer rugido del Gehrmann. Provincia buscaba lo contrario, el juego estacionado que le devolvió el protagonismo que tuvo en la primera jornada a Rasio. Éste, sin tanto poder goleador, acompañó en la zona pintada y obligó a los misioneros a aglutinarse bajo el aro para equiparar fuerzas, lo que generó espacios en el perímetro. Así, el descanso largo llegó con el tanteador 37 a 32 para los bonaerenses.

Misiones emparejó el resultado y le hizo saber a su contrincante que debería dejar la piel en el parqué si quería irse ganador. En el ritmo frenético, los papeles parecieron cambiarse: la pelota iba al capitán José Fabio, que jugaba de espalda, y los bases de provincia subían velozmente la naranja. Cuando la caldera en la que los espectadores habían convertido al estadio parecía ahogar a Provincia, un triple de Santiago Giraudo consiguió el oxígeno faltante para encarar el desenlace con una mínima ventaja.

Buenos Aires se enfrentaba contra 5 jugadores y cientos de silbidos cada vez que tocaba el balón. Cada posesión valía oro y se jugó con la emoción a flor de piel. Regalar una falta podía sumirlos en un pozo angustiante, pero ver errar al rival elevaba hasta las nubes sus esperanzas. El desenlace comenzó a inclinarse para los del noreste del país con dos triples de Lucas Gornatti y un robo que propició otra conversión de a tres, en este caso de Alejo Montes. En la palma de la mano misionera estaba la victoria y se aferrarían a ella para no dejarla escapar.

Las tribunas del Polideportivo seguirán vibrando hasta mañana. Difícilmente puedan dormir después de estos 40 minutos de básquet que ilusionan a toda la provincia de la tierra colorada.

FacebookTwitter