La U19 consiguió su quinta victoria y cerró el Mundial en la 11º posición

Derrotó a Letonia por 74-68 gracias a una gran segunda mitad, en la que fue vertical y agresiva en ataque. Cinco jugadores sumaron en doble dígito. Los chicos finalizaron con récord de 5-2, el mejor desde 1979.

|Por Prensa CABB

En su última presentación en el Mundial U19 que se celebra en Grecia, la Selección Nacional U19 obtuvo un nuevo triunfo, su tercero ante rivales europeos, y finalizó el certamen en la 11º ubicación. Los dirigidos por Maximiliano Seigorman superaron a Letonia por 74-68 detrás de un segundo tiempo explosivo, que dominaron por 50-38. Buatista Lugarini, autor de 13 puntos y 8 rebotes, fue el máximo anotador de un conjunto nacional que mejoró su efectividad y salió decidido a atacar la pintura rival luego del descanso largo. Cinco jugadores anotaron en doble dígito, incluyendo los 12 de Juani Marcos y los 11 de Juan Fernández. Si bien no tuvo ubicación final histórica, Argentina terminó con registro de cinco victorias y dos derrotas, el mejor desde la edición inaugural del certamen en 1979.

El partido arrancó bien lejos de los aros. Detrás de un Bautista Lugarini que comenzó inspirado (metió ocho de los diez puntos de su equipo), Argentina tomó la delantera en los primeros minutos con un parcial de 10-3. Letonia se asentó e intentó acercarse. Pero el movimiento de balón generó buenos tiros y elevó una efectividad en triples que consolidó una luz de 18-13 al cierre de un primer parcial. Ambos conjuntos se combinaron para 23 intentos de larga distancia y apenas 10 de dos puntos.

El segundo parcial fue el más flojo para Argentina, que volvió a experimentar problemas defensivos, sobre todo en el pick and roll, y permitió que Letonia se adueñe del liderazgo. Los europeos metieron un parcial de 17-8 para irse al descanso arriba por 30-24. Los dirigidos por Seigorman intentaron atacar el aro con más frecuencia, pero no estuvieron finos en las definiciones con contacto. La efectividad de larga distancia cayó, principalmente por que los chicos se apresuraron con algunas decisiones y tomaron lanzamientos con marca encima.

A la vuelta de los vestuarios, Argentina salió con otra energía y agresividad, que le permitió llegar hasta la pintura rival para definir o buscar el compañero abierto. Pero al mismo tiempo, se puso temprano en problemas de faltas, por lo que su rival aprovechó para mantener la ventaja sumando desde la línea de libres. A pesar de su notoria mejoría ofensiva en el cuarto y de un gran ingreso de Juan De La Fuente, Argentina apenas pudo recortar la ventaja a un doble de cara al último cuarto: 48-46.

En el capítulo final, el elenco nacional consolidó su levantada, mostrándose decidido y vertical a la hora de atacar la pintura rival. Recortó los intentos de larga distancia y mostró mayor decisión para soportar el contacto y meterse en el corazón de la defensa rival. Así, forzó infracciones y puso a Letonia temprano en problemas de de faltas. A pesar de que los europeos llegaron a sacar siete, Argentina no se resignó hasta pasar al frente con tres minutos por jugar. Dos bombas oportunas mantuvieron al subcampeón europeo al acecho, pero cinco puntos consecutivos de Juani Marcos y una conversión de Leandro Bolmaro a falta de 30 segundos desnivelaron la balanza para firmar el 74-68 final.

Con este resultado, Argentina finalizó en la 11ra ubicación, pero con récord de cinco victorias y dos derrotas. Es el mejor registro obtenido en torneos juveniles desde el 6-2 en la edición inaugural de certamen, celebrada en San Pablo, Brasil, en 1979.