Gimnasia y su apuesta por las bases en la Liga Argentina

FacebookTwitter

Desde la vuelta de Gimnasia a la Liga Argentina, producida en la temporada 2015-16, no hubo un plantel con tanta cantidad de jugadores provenientes de sus inferiores. Actualmente seis integrantes del plantel jugaron en inferiores del Tripero. Puntualmente analizaremos los casos tres de ellos, como son Yago Sánchez, Joaquín Acuña y Rafael Rosende, productos que fueron trabajados con paciencia y que hoy en día son parte importante de la estructura de Fabián Renda en sus respectivos roles.

|Fotos: Popy Folino

Rafael Rosende es un alero nacido en 1997, con inicios en Centro Fomento Los Hornos y pasos por Atenas en inferiores. Entre sus características principales se destacan que es atlético y revulsivo. Puede jugar tanto de alero como de ala pivot y se ha convertido en un buen defensor, tanto en el perímetro como en el poste bajo. 

Llegó a Gimnasia con edad de U19 de segundo año y debutó en el antiguo Torneo Nacional de Ascenso en la temporada 2015-16, con 31 partidos disputados y 8.4 minutos de promedio, con 1.7 puntos por juego.  Su participación fue en aumento, con una 2016-17 con 42 encuentros, 16.3 minutos y 4.2 tantos de promedio y la temporada 2017-18 con 28 juegos, 16.3 minutos y 5 unidades de promedio. En el medio tuvo un paso por Atenas de La Plata, donde disputó el local y el Provincial de Clubes, y por Sportivo Escobar en el Torneo Federal, para volver en la segunda parte de la temporada pasada, donde disputó 16 cotejos y promedió 5 puntos en 15.3 minutos. En la Liga Argentina actual dio un salto, con 18 encuentros y 7.3 puntos en 19.3 minutos por juego.

Yago Sánchez, por su parte, es un alero que nació en 1999 y llegó a Gimnasia proveniente de Atenas cuando era U19 de segundo año. Es bueno para correr la cancha y atacar fuerte el aro. Además, ha logrado desarrollar un buen lanzamiento a pie firme y se mostró laborioso en defensa. 

Esta es la tercera temporada de Sánchez, dado que tuvo su debut en la 2018-19, con 33 encuentros y promedios de 6.8 minutos y 1.2 puntos. Ya en la temporada pasada, como ficha Sub23, el ex Atenas jugó 30 juegos, con 11.3 minutos y 3.8 unidades de promedio. En esta edición 2021 de la Liga Argentina lleva 17 partidos, con 16 minutos y 5.7 tantos de promedio.

Joaquín Acuña es el único de los tres que no es de la ciudad. Nacido en Tandil, llegó al Lobo desde Independiente de esa ciudad con edad de U17 de primer año. Entre sus características principales se destacan que corre bien el campo, ataca fuerte el aro y desarrolló un buen tiro, sobre todo a pie firme de tres y desde el dribbling, con parada y tiro de dos puntos.

Su temporada debut fue en la 2016-17, con 10 encuentros y 0.9 puntos en 5.4 minutos en cancha. En la 2017-18, su aporte fue en 23 juegos, con 2 unidades en 9.9 minutos de promedio. En la 2018-19, disputó 19 partidos, con 0.8 tantos en 4.3 minutos, mientras que en la 2019-20, Acuña aportó 3.1 puntos en 12.2 minutos a lo largo de 15 cotejos. Esta temporada el alero dio un salto de calidad, con 8 unidades en 19.4 minutos en campo a lo largo de los 18 partidos que el Tripero lleva jugados.

En palabras de Juan Manuel Budiño, asistente de Fabián Renda en la Liga Argentina y entrenador de menores del club, comparten varias características en común: “Físicamente son similares. Si bien alguno destaca en algún aspecto físico específico, los tres comparten un biotipo parecido. Los tres han mejorado mucho su faceta defensiva, dato no muy vistoso pero para nada menor. Los tres son lo suficientemente atléticos como para defender todo el campo, en el perímetro y en ocasiones sostener una defensa de poste bajo. Brindan la posibilidad de cambios defensivos y ni hablar de su impacto en el rebote. Otro punto que los une, respetando las características individuales de cada uno, lógicamente, es su polifuncionalidad ofensiva. Por último, el tiro de tres ha sido otro ítem fundamental en este trío, siempre respetando las individualidades, pero desde animarse a tomar los tiros hasta mejorando su efectividad.”

Algo que caracteriza a los tres también va por el lado del roce competitivo, al haber tenido un proceso de varias temporadas desde su debut en el plantel profesional, habiendo jugado Liga Junior y siendo referentes en el equipo de Mayores que disputa el torneo de la Asociación Platense de Básquet. Además, este trío se caracteriza por haber jugado desde que eran fichas juveniles y también como Sub23, lo que habla del proceso que se realizó con ellos hasta la actualidad. 

Sánchez disputó una Liga Junior y fue importante en la temporada 2019 para Gimnasia en el torneo de Mayores de APB. Por su parte, Acuña disputó cuatro ediciones de la Liga Provincial de Clubes U19 e hizo una dupla clave con Sánchez para que el Lobo lograra su lugar en la A1. Rosende, por su lado, también fue parte importante en una temporada de la Liga Junior y se destacó en el Torneo Local. Además, se destacó en Atenas, donde logró el título de Mayores como figura y fue clave en la Liga Provincial de Clubes de Mayores para el Griego.

La importancia de ese proceso de competencia en categorías menores la explicó Budiño: “En cuanto a la idea que llevamos adelante, la Liga Junior, como una de las competencias más importantes a la que nosotros podemos acceder, junto a la primera local, es que los jugadores tengan ese roce que, cuando a los jugadores les toque estar en el equipo de Liga Argentina pero no tener tanta participación en cuanto a minutos, pero en esas competencias podían tomar decisiones y tener minutos.” Además, Budiño comentó que les sirvió “Para que se fortalecieran en cuanto a lo individual. Después, los equipos de Liga Junior llegaron hasta donde llegaron, en el torneo local competimos y estuvimos en la A2 y en la A1 de vuelta, rodeados de jugadores mayores que los ayuden y también se comprometan con la idea. Tanto en la Junior como en los últimos torneos locales, más que nada Joaquín y Yago, han sido protagonistas. Rafa en su momento también lo fue, así que creemos que esas antesalas son todos pasos previos muy importantes para poder explotar un poco más en la Liga Argentina.”

La paciencia en estos procesos, en un país donde el corto plazo es casi palabra santa, no es algo que se vea, pero en este caso se ven los frutos, tal cual expresó Budiño: “Todo lleva tiempo y en el mientras tanto lamentablemente pensar en el ahora nos hace perder de vista estas cosas. Que hoy tengan una realidad en Liga Argentina es seguramente gracias a esos trabajos previos de años y años que, trabajando duro, recién hoy tienen algunos frutos. En el camino también los recogieron, por ahí son más pequeños o que no se valoran tanto, pero los que estamos adentro y vemos de qué va la cosa si lo valoramos.”

Por último, la pandemia complica que se pueda continuar con estos procesos, tal cual afirmó Budiño: “Lamentablemente hace que esos procesos por ahí se caigan porque los casos de Marcos Risso o Lee Aaliya, próximos en esa lista, no pueden competir ni siquiera en su categoría en el torneo local, entonces hace que el salto sea más grande y eso no se si está tan bueno.”

FacebookTwitter