El Pincha jugó un partidazo pero cayó en la última jugada ante River

Partido no apto para cardíacos  brindaron los protagonistas en el Country Club de City Bell, donde River se llevó el triunfo en la última jugada por un ajustadísimo 95-94. Estudiantes sorprendió a todos y jugó un gran encuentro ante uno de los mejores equipos de la División Metropolitana, incluso tomó nueve puntos de distancia en el último cuarto pero lo perdió sobre el final con un bombazo de tres de Maximiliano Pellegrino. Bastian fue el goleador de la noche con 26 tantos, mientras que en los locales se destacó Boccatonda con 16.

|Por Lucas Mischis/@lucasmischis | Foto: Prensa Estudiantes

La visita fue quien comenzó mucho mejor el partido, donde consiguió un parcial de 8-0 con dos triples consecutivos del ex Estudiantes, Gabriel Cejas, que obligó a Mauricio López rápidamente a pedir el primer tiempo muerto. El Pincha no reaccionó y el elenco Millonario siguió aumentando la diferencia hasta llegar a 17-2, convirtiendo sus tiros con bastante facilidad ante una floja defensa rival. Sobre los últimos minutos, el León mejoró con el ingreso de Boccatonda, sumando dos tiros detrás de 6,75, y otro más de Mazza por la misma vía, para reducir la diferencia a siete puntos (23-16).

El conjunto albirrojo mantuvo el envión del final del período anterior y mejoró notablemente la defensa, concretó buenas ofensivas y obtuvo, nada menos, que un parcial de 10-0 para dar vuelta el tanteador y pasar a ganar por la mínima. El Millonario tuvo algo de mala fortuna en algunos de sus tiros y solo sumaba por la vía de los tiros libres. De hecho, recién a falta de 4:17 para el final del chico, llegó su primera conversión de tiro de campo. A partir de allí, el juego se mantuvo parejo hasta el triple sobre la chicharra de Bastian, para que su equipo se vaya al frente al descanso por 39-37.

A la vuelta de los vestuarios, Noguera comenzó a hacerse importante en los ataques pincharratas con dos tiros de tres encestados, una de las tendencias de la noche en ambos equipos con buena efectividad en triples. El encuentro se hizo de ida y vuelta, muy parejo y con un muy alto goleo, no tan usual para la categoría, por lo que se vivió un partido por demás entretenido para los neutrales. Attademo y Castro llegaron a su cuarta falta rápidamente y debieron sentarse en la banca. Sin embargo, la rotación Pincha fue muy rendidora, con un gran ingreso de Ignacio Álvarez que mediante un bombazo dejó a su equipo al frente por 67-66.

En un partido tan reñido, las mayores emociones quedaron para los últimos diez minutos de la noche. Otro triple de lejísimos de Álvarez, y un muy buen momento de Mazza, le permitieron al elenco estudiantil tomar una distancia de ocho tantos. La visita tuvo su remontada, pero Estudiantes se alejó nuevamente y consiguió su máxima diferencia del encuentro de nueve puntos a falta de 2:15. River mostró su jerarquía y descontó nuevamente con una buena presión en la salida. A pesar de esto, el León pudo definirlo con libres pero no lo hizo y dejó con vida al rival en su última ofensiva. El Pincha ganaba por dos, y un bombazo de tres de Maximiliano Pellegrini definió el juego para que River festeje un partido que le fue demasiado costoso para la diferencia entre un plantel y otro.

Más allá del resultado, Estudiantes jugó un partido impresionante ante uno de los mejores equipos de la División Metropolitana, con buen aporte de su banca y a pesar de la ausencia de uno de sus mejores jugadores, Vallejos.

 Síntesis:

Estudiantes (94): Attademo 12; Noguera 12; Barraza 15; Castro 13 y Colsani 6 (F.I.); Boccatonda 16; Mazza 14 y Álvarez 6
DT: Mauricio López.

River Plate (95): Gavotti 12; Cejas 14; G. Pellegrino 12; M. Pellegrino 10 y Bruno 5 (F.I.); Bastian 26; Rodríguez 9; Piaggio 7 y Elesgaray.

Parciales: 16-23; 37-39 (21-16); 67-66 (30-27); 94-95 (27-29).

Árbitros: Diego Monti – David Schkaird.

Estadio: Polideportivo Country Club de City Bell, Estudiantes.