El camino de Ginóbili

Esta noche los Spurs retirarán la 20 en honor a Manu Ginóbili y en este relato hacemos un repaso de lo que fue su carrera en los distintos clubes en los que pasó su talento.

|Por Alejandro Malky/@alemalky 

Cuando llegó a la Liga Nacional de la mano de Andino de La Rioja, no creían que lograría destacarse, dado que no parecía tener el físico para aguantar el roce de la competencia. Sin embargo rápidamente logró destacarse y demostró que estaba para más.

Luego, en su paso por Estudiantes de Bahía Blanca, Ginóbili demostró algunas de sus cualidades como escolta, siendo la figura de un equipo joven que llegó a semifinales de la Liga Nacional y rápidamente tocó un techo que lo obligaría a buscar nuevos horizontes en Europa.

Al llegar a Italia, su primer paso fue por el Viola Reggio Calabria, donde sería una de las figuras para que el equipo ascendiera a la Lega. Al llegar al primer nivel italiano, la Kinder Bologna se fijó en él y lo contrató. Con el retiro prematuro de su competidor en el puesto, el yugoslavo Danilovic, Ginóbili tomó el mando y llevó al conjunto italiano a conseguir la Copa Italia, la Lega y la Euroliga, con un altísimo nivel y siendo MVP de la competición europea y de la copa.

A poco de su llegada a Reggio Calabria, el bahiense sería elegido por San Antonio Spurs en el puesto 57 de la segunda ronda del Draft de 1999, el anteúltimo lugar de la elección de ese momento.

Así, luego de tres años de ese momento, y habiendo conseguido todo lo posible en Europa, Ginóbili dio el paso a la NBA al conjunto que lo había drafteado. Allí, en poco tiempo causó impacto y se ganó un lugar en la rotación del equipo luego de su debut en la 2002/03 ante Los Angeles Lakers.

Ya en esa primera temporada, el argentino fue importante para que los de Popovich lograran el anillo de campeones luego de derrotar a New Jersey Nets por 4 a 2 en la definición, con un Ginóbili que fue importante desde el banco.

En las siguientes dos temporadas, el bahiense demostraría todo lo que podía hacer, con su pico máximo en la 2004/05, cuando fue nuevamente campeón de la NBA y se convirtió en el primer argentino en ser partícipe del All Star Game.

En la definición ante Detroit Pistons, a quienes los Spurs triunfaron en siete partidos, Ginóbili fue pieza clave, al punto de que mereció el MVP que terminó en manos de Tim Duncan.

A partir de la temporada siguiente, Manu entendió que salir como sexto hombre sería lo que haría que los Spurs mantuvieran su éxito. Y a pesar de ser una estrella lo hizo sin problemas, lo que marcó un antes y un después en la NBA. Así fue que los éxitos continuaron y en 2007, acompañado del próximo Hall of Famer, Fabricio Oberto, llegó su tercer anillo ante Cleveland Cavaliers.

En 2011 logró otro hito, al ser elegido por segunda vez al All Star Game, confirmando su mote de estrella y de figura destacada dentro de un mundo de gigante como la NBA.

Siete años después de su último título, cuando nadie pensaba que los Spurs pudieran lograr algo mayor, dieron una lección de excelencia basquetbolística, se levantaron luego de haber caído en la definición del año anterior y vencieron a Miami Heat para levantar su cuarto anillo.

A partir de allí fueron cinco años de un Ginóbili que supo dar lo que el equipo necesitaba de él y que no tuvo problemas en ceder protagonismo en beneficio de los logros y triunfos hasta el 2018, cuando decidió dejar de jugar y dejó un legado que 20 años atrás nadie esperaba y que hoy será reconocido y agradecido por todo el básquet.