​Unión fue letal y derrotó a Astillero

​El Amarillo venció como local por 84 a 67 a Astillero en la fecha 9 de la Zona A1. Los dirigidos por Navazo, que contaron con el regreso de Bruno, consiguieron tres triunfos en los últimos cuatro partidos disputados y siguen dando pelea en la zona media de la tabla de posiciones. La actuación colectiva de los ganadores fue comandada por Gonzalo Genoro, que anotó 12 puntos y atrapó 10 rebotes. Astillero tuvo como emblema a su capitán Sebastián Díaz, autor de 19 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias.

| Por Andrés Camarero/@andycamarero | Foto: Diego Mayorga Díaz
Desde el primer minuto de juego, Astillero intentó entrar a la zona pintada del oponente con rompimientos de sus jugadores perimetrales que sorprendieron a la cerrada defensa. Unión llevó a cabo movimientos similares, con diferencias en la definición. El equipo, entrenado por Ignacio Navazo utilizó el tiro de tres puntos como arma frecuente. No tuvo una buena efectividad desde esa zona en los primeros diez minutos (anotó solo uno de los cinco que ejecutó), pero su mayor cantidad de variantes para elegir en ataque le permitió pasar por encima de los errores y ganar el cuarto inicial 24 a 18.
Unión arrancó el segundo cuarto adelantándose más en el marcador sobre su rival, pero Astillero logró reducir la diferencia a fuerza de defensa y contraataques certeros. Las acciones en este tramo se desarrollaron con rapidez, porque hubo apenas 5 faltas personales cobradas por los árbitros y dos de ellas se realizaron en los últimos diez segundos del período. En los cinco minutos finales del cuarto fue cuando el anfitrión logró sacar la mayor diferencia en el resultado. Con el parcial de 7-0 que consiguió en sesenta segundos pasó de estar arriba 28-26 a ganar 35-26. Esta situación decretó el destino del primer tiempo, que finalizó con un resultado de 44-32 en favor del equipo de calle 9.
Para el tercer capítulo los dos planteles atacaron las zonas pintadas de forma persistente y con toda su potencia. Algunos errores en el manejo y los lanzamientos a ambos lados del campo hicieron que el nivel general del juego empeore. La brecha en el tanteador favoreció una vez más a Unión y fue muy parecida a la de todos los demás cuartos del juego. Una de las virtudes destacadas del vencedor fue poder mantener su anotación al mismo nivel del principio al final del cotejo, su mayor registro de puntos en un segmento fue 24 (en el primero) y su mínima 19 (en el último).
Las fallas de Astillero se relacionaron principalmente con su falta de juego en equipo y la mala resolución en movimientos y tiros que parecían sencillos. El equipo de Ensenada entró al último cuarto cargando una pesada mochila, ya que estaba obligado a enfrentar una diferencia de quince puntos en contra (65-50 al iniciar este pasaje). Para intentar frenar esta caída empezó a buscar tiros rápidos, desde las posiciones que la defensa de Unión le dejaba libres. La escuadra ensenadense se mantuvo en su promedio anotador habitual (entre 60 y 70 puntos por partido), pero se encontró con un adversario que jugó uno de sus mejores encuentros del torneo en cuanto a la faceta ofensiva. El dueño de casa terminó el duelo reteniendo la pelota y alargando sus posesiones, con la seguridad de que el resultado era imposible de revertir.
Síntesis
 
Unión Vecinal (84): De Marziani 9; Winschel 7; García 13; Gorostegui 3 y Melo 4 (F.I.); Bruno 7; Genoro 12; Orquín; Seminara 6; Alvarez 12; Griszka 9; Sottile 2.
DT: Ignacio Navazo.
Astillero (67): Bendel 8; Freijo 4; Díaz 19; Pujol 2 y Blanco 15 (F.I.); Alonso 5; Cupaioli; Marini 9; Mostajo 2 y Silles 3.
DT: Leandro Marcos.
Parciales: 24-18; 44-32 (20-14); 65-50 (21-18); 84-67 (19-17).
Árbitros: Walter Milocco – Federico Mattone.
Estadio: Miguel García, Unión Vecinal.